13 diciembre 2006

hoy ha amanecido con mucha luz




hoy ha amanecido con mucha luz.




Aunque la metereología no mande en nuestras vidas, hay días que da gusto abrir la ventana y encontrarse con luz, con mucha luz, como si fuera el presagio de la felicidad que puede entrar en nuestras vidas, como si fuera el inicio de otra subida en este vaivén de felicidades y tristezas, de gozos y preocupaciones en que se convierte la mayoría de nuestras vidas.




La cabeza me dice que puede ser un engaño y yo me dejo engañar. La fría mente no quiere fiarse y quiere esperar a ver si las cosas realmente vienen con mucha luz. El corazón de mis sentimientos se vuelca en el papel y sueña, desea soñar y sentir esta luz que me inunda la casa.




Eterna lucha entre cabeza y corazón, vaivenes donde a veces sube una y baja la otra. Lucha en la que siempre acabo cansado, con una sonrisa de esperanza para otro mañana también luminoso, pero cansado.




Ahora, mientras miro por la ventana y observo cómo la luz lo ilumina todo, disfruto y cargo fuerzas para seguir siendo parte de esa eterna lucha. Quiero seguir viviéndola, aunque me canse.


Mientras espero a que el día se pause y me lance sus vaivenes, gozo de esa luz en mi mirada.


Que todos tengamos un día luminoso.


Un abrazo.




Modesto, 13 de diciembre de 2006

04 diciembre 2006

mi hija Itziar

Quiero escribir unas líneas sobre la maravillosa hija que tengo estudiando en Barcelona. Estoy orgulloso de cómo ha ido organizando su vida, cómo ha ido desarrollando sus estudios y cómo nos hemos entendido desde la lejanía.
Hace mucho tiempo le escribí un poema que, pasados cinco años, sigue vigente y sigue siendo válido, por lo menos para mí.
TE QUIERO MUCHÍSIMO HIJA!
ALABA MAITEA, ZURETZAKO EGINDAKO OLERKIA:

ITZIAR

Despliegas tus alas ansiosas
hermosas viajeras para volar,
surcas los mares sin pensar
que hay más tiempo, más cosas.

Desde mis días de más, mi corazón
quisiera gritarte cuidado
quisiera aplacarte, animado
por el amor, el miedo, la desazón.

Pero la razón me pide, sin cesar
aceptar tu vivir explosivo,
esperar el volar decisivo
de tus alas para no regresar.

Acepta mi miedo protector
acoge mi amor,
respeta la protección
hasta que los cielos vean
cómo despliegas las alas
y vuelas entre las nubes
por encima del bosque,
cómo escapas hacia el futuro
azul entre blancas nubes.

Ojalá encuentres la paz
mientras vuelas y aceleras,
mientras despliegas las alas
en busca de libertad.

Modes. Febrero 2001.

Aunque han pasado cinco años, lo releo y sigo escuchando bien estas letras y la música que le acompaña en mis sentimientos.

Modesto, 4 de diciembre de 2006.

01 diciembre 2006

caminos hacia Itaca




Eterna sala de espera, la nuestra, frente a la resolución de las decisiones que tomamos.
Eterna sala de embarque donde ansiamos salga ya el vuelo que nos plantará en el futuro, en ese futuro incierto que esperamos nos sea favorable.
Como escribía el poeta Kavafis:
"... y, si cuando llegas, la encuentras pobre,
no es que Itaca te haya engañado,
sabrás lo rico que te ha hecho
haciendo el camino,
sabrás qué quieren decir las Itacas."
Y nosotros, persiguiendo nuestra Itaca, volviendo de nuestros viajes diarios, podemos perder el sentido del camino, ansiando llegar al siguiente destino, a que se resuelva ya nuestro último problema.
Por eso, quiero sentarme en esta sala de espera, sin prisa, con un libro, con unos ojos de amigo que me devuelvan la mirada y una mano que me apoye cuando me sienta inquieto. Aunque me entren las prisas por llegar y viajar, no quiero perderme la quietud de estas paradas, quiero reflexionar en ellas y ya llegará el viaje.
Que cada cual, antes de encontrar sus Itacas, encuentre más tiempo en el camino para disfrutar, aprender y compartir el camino.
Un abrazo, Modes.
1 de diciembre de 2006

30 noviembre 2006

sentimientos y pensamientos

NECESARIA




Necesaria
como el agua que anegando
mis orillas y mis miedos
limpia lo que encuentra y deja
plenitud de fuente fresca.

Como la belleza que llena
mis ojos y mis entrañas
cuando veo tu mirada sana
tu esperanza anidando en ella.

Como la luz que amanece
mi futuro y mis mañanas
mientras sueño junto al fuego
días sin cuento y espero,
yo te siento necesaria.

Como el aire que respiro
como el pan que me alimenta
como el libro en el que leo
como los niños a los que quiero
como el verde de mis montes
como el azul encima
yo te siento necesaria.

Como el llanto cuando recuerdo
a los que ya no me acompañan
como el alumno que espera
mi cariño y mi mirada
como la charla de amigos
que me renueva y me carga
yo te siento necesaria.


Como contarte mis miedos
como aprender a quererte
como seguir aprendiendo
hasta que se me vaya el alma
yo te siento necesaria.

Como el volar incesante
de un pájaro a su nidada
como el mirar de una madre
perdonando una y otra trastada
como el brillo de esa flor
que soñamos de pequeños
y rompemos al crecer
yo te siento necesaria.

Como si al quererte
ya fueras parte de mí
y entenderme sin quererte
imposible quimera fuera
yo te siento necesaria.

He recuperado este poema por el apoyo que recibo en estos momentos, sobre todo de Maika.

Desde hace días las preocupaciones parecen oscurecer la luz del pensamiento, mediante repetidos e infinitos diálogos que intentan superar los momentos de pena, de rabia, de angustia por no encontrar las soluciones a los problemas que me rodean, a las situciones que me inquietan y ante las que me siento impotente.
Corro y corro en busca de soluciones, pero apenas tengo tiempo para pausar mi sentir, para sentir lo que siento y tengo que hacer un esfuerzo, pararme, apartar los pensamientos en cadena y pensar, ¿Qué estaría yo sintiendo si no estuviera mi cabeza tan ocupada?
A veces logro serenar y sentir la pena, la trizteza, la rabia y palpo la esperanza de que van a llegar épocas donde las angustias no se agolpen bajo mi ventana. Manetngo esa esperanza encendida para poder seguir adelante, para poder levantarme una vez más y seguir buscando soluciones, y sobre todo, seguir sintiendo lo que siento, sin apartar en la actividad mi sentir.
Volcar aquí las palabras también es una manera de reafirmar esta lucha diaria.

Un abrazo, Modes.
30 de noviembre de 2006

22 noviembre 2006

reposando con tranquilidad

Aunque la vida no nos deje tranquilos ni un solo día, con sus angustias, sus preocupaciones, mejor dicho, mis miedos, mis ansiedades, mis anticipaciones, quiero reposar con tranquilidad todas las vivencias de estos días anteriores.
Para ello necesito el silencio, ese necesario compañero para posar despacio.
El silencio que tan difícil es conseguir en la cabeza, siempre ocupada en generar pensamientos en cascada.
Ansío ese silencio tranquilizador y lo busco en la música, en esa música que relaja y ayuda a no pensar aceleradamente.

Frente a ese silencio, la comunicación calmada entre emails que se comunican es una gozada.
Abrir el ordenador y encontrar las palabras de los amigos y las amigas, que dejan con suavidad y cariño sus sentimientos y caricias, es tranquilidad y seguridad... es una gozada.

Gracias a todos los que contestáis correos, quien los escribe también desea recibirlos, sentirse escuchado y seguir avanzando, un rato en silencio, otros comunicando palabras, sentimientos y emociones de todo tipo.

Gracias ya hasta pronto.
Modes 22 noviembre 2006

21 noviembre 2006

árboles creciendo en el bosque




Hemos vuelto de un curso donde hemos aprendido, compartido, convivido, nos hemos reído un montón, hemos llorado otras veces y ya que el poema que escribí hace un año, en una ocasión similar sigue teniendo la misma validez, lo pongo hoy para todos los que quieren seguir creciendo en este bosque de nuestro tiempo, de nuestro espacio:


ÁRBOLES


Albores de luz del día
animan nuestros colores
abrimos lentas las hojas
de nuestras ramas, y las flores
se desperezan ante la luz
emanan tibios olores
embellecen el paisaje
cierran el cuadro al trasluz
tejido por nuestros brazos
en abrazo entrelazados.

Hombres y mujeres
árboles en torno al claro
donde se asienta el saber,
metáfora y ritmo sutil,
absorben con sus raíces,
sus ramas y sus hojas
el agua del conocimiento.
Sienten entre sus troncos
emocionados temblores
y comparten desde sus ojos
sonrisas tibias que entienden,
cálidos abrazos que saben,
ramas y brazos que sienten.

Integrar
lo que sé
lo que soy
lo que siento
lo que vivo y CONvivo
junto a vosotros,
árboles hermanos
de este bosque
hermoso en atardeceres
de este nuevo renacer
lento y vital crecer
a bellos amaneceres.
de este bosque de druídas
cálido y sincero.
Soñar
desde la noche oscura
hasta el alba imaginada.

Revivir
Revivir
Vivir pleno el futuro
del ayer al hoy renovado.

Un abrazo a todos los que han compartido estos días de aprendizaje.
La vida, aunque parezca difícil, siempre se puede cambiar.
Modes 22 noviembre 2006

16 noviembre 2006

las imágenes del pasado



las imágenes del pasado vuelven a nuestra memoria cuando sentimos que las cosas no tienen buen futuro, no tienen buen presente.

Recuperamos imágenes que nos devuelven recuerdos, o quizás sensaciones archivadas hace cientos de años, de días, de minutos, ¿Quién puede calibrar el tiempo, cuando para nosotros cambia con tal rapidez su sensación?

Mirando estas piedras, a imitación del pasado, construyo imágenes de la infancia, de la lejana e inquietante infancia, busco recuerdos que mantengan viva la esperanza de mantener los recuerdos, de preservar el pasado, que no se pierda, que lo guardemos en la memoria.

Modesto, 16 de noviembre de 2006

15 noviembre 2006

hay días de silencio


Después de unos días de silencio, por ocupaciones y preocupaciones varias, recupero aquí unas palabras escritas hace un año:



SILENCIO


Te he sentido entre los dedos, te he temido y te arropado, te he escuchado y enmarcado dentro de mis pensamientos. Ven, rellena los alocados vaivenes de mi pensar, pon el fondo de color y hazme comprender tu significado.

Te soy extraño, me eres desconocido, pero siento la necesidad de integrarte en mis anhelos, de hacerte dueño y señor de algunos de mis momentos, de ser parte de mi yo, de ser mío, de dejarme llevar entre tus alas de viajero y peregrino.

Te deseo, bálsamo reparador de sentimientos sin freno, sabio relator de mis historias sin palabras, sólo sentidas, sólo pensadas, sólo mías.

Modesto noviembre 2005


Con estas palabras expresaba mi necesidad de parar y escuchar mi interior. A veces es al revés, hay tantas voces rondando por mis adentros, tantas preocupaciones que no sé escuchar lo más importante y me pierdo en razonamientos excesivos. Retornar al silencio y buscar los sonidos que me devuelvan la paz. Eso intentaré.


Espero que todos y todas tengamos tiempo de acurrucarnos en el silencio a veces, escuchemos esos sonidos y encontremos en él la paz.

Un abrazo.

Modes, 15 de noviembre de 2006.

09 noviembre 2006

los condimentos de la vida (cada vez se parecen más la poesía y la cocina)


Hoy no va de poesía, pero sí; no va de cocina, pero sí. La foto es del mercat de la boquería en Barcelona. Es una tienda de condimentos, de todos los que necesito para una buena cocina. Como la vida, son imprescindibles para realizar una buena poesía.
Esta mezcla de cocina y poesía, a veces, no sale como uno espera, nos pasamos de pimentón, nos quedamos cortos de sal, pero siempre nos queda poner una sonrisa, hacer una broma y tratar de hacerlo mejor la próxima vez.
En poesía, otras veces no nos llega la inspiración, no encontramos las palabras que más nos gustan, no las que quisieramos para expresar los sentimientos de cada momento. También en esos momentos es mejor sacar una sonrisa, aunque cueste y esperar a que la próxima vez nos salga mejor.
Cada vez se parecen más la poesía y la cocina.
Modesto, 9 de noviembre de 2006

08 noviembre 2006

mirando crecer los retoños con ternura

Brote que creces aún inseguro
Al calor del verano, entre monte y mar
Sueñas la vida con miedo y, al pensar,
Cincelas la piedra azul del futuro.

Brote que te reflejas en un muro
De protectoras aguas, debes lanzar
Tus hojas más arriba y sobrepasar
Sin miedo el horizonte más duro.

Creer en ti, vivir siendo tú misma
Plántate en tierra firme y grita
Al viento que eres única, preciosa.

Proclama desde arriba tu carisma,
Tu nombre, Miren, el viento repita
Nos llegue fresca tu risa gozosa.

Este poema, escrito a una de mis hijas, me pone en contacto con el recuerdo de los retoños que plantamos juntos, de haya, en la foto y que esperamos ver crecer como crecen mis hijas, con tiempo, a veces con prisa, con dolor otras veces, pero siempre, espero, acompañados de nuestra ternura.

Ternura: es una palabra que aparece mucho últimamente en mi vida, al cuidar a mi hija, a mi madre, y que deberíamos aplicar más a todos los demás que nos rodean. Es una buena medicina cuando no hay demasiadas palabras, cuando es difícil pensar en otras palabras, cuando no sabemos muy bien qué hacer. Espero seguir tejiendo palabras de ternura también para los que no nos ocupan tanto la mente en estos momentos.

Modesto, 8 de noviembre de 2006

07 noviembre 2006

Un texto (extracto) enviado por una amiga: Yarima

Vegetar es postergar la posibilidad de disfrutar hoy, esgrimiendo el incierto y frágil razonamiento de que quizás podamos hacerlo mañana.

La psicología después de estudiar mucho sobre el tema descubrió algo trascendental: "Para estar contento, activo y sentirse feliz, hay que estar de novio con la vida".
Autor: Dr. Jorge Bucay

06 noviembre 2006

tres recetas de pescado

Kokotxak beste era batean:

Las cocochas de bacalao, que habitualmente las hacemos al pil pil, son también muy ricas y menos pesadas para el estómago rebozadas y con pimientos entreverados.

Se rebozan las cocochas en harina y huevo, después de echarles una pizca de sal y en otra sartén se sofríen los pimientos rojos y verdes (si son de bote, es conveniente hacerlos un poco más con azúcar y sal) asados.

Servir las cocochas en una fuente con los pimientos alrededor.




Pescados en tempura:

En vez de rebozar siempre el pescado de la manera habitual, se puede pasar por tempura, harina especial con agua fría, y freír.

Posibilidades:
Partir el bonito o el atún en tacos grandes, pasar por tempura y freír.
Bacalao fresco en láminas o trocitos.
Cazón: en trozos no muy grandes.
Merluza...

Servir en una fuente pescados diferentes y acompañar con piquillos o con pimientos verdes fritos, bien pochados.


Merluza con salsa de aceitunas negras:

Freír la merluza con piel en la plancha o sartén, con la piel para abajo, para que no se rompa, y un poco dándole la vuelta para que se dore al final.

En un bol preparar lechuga en juliana, cebolleta y aliñarlas como siempre, pero poco, ya que después añadiremos más aliño..
En otro bol preparar aceite, sal, vinagre normal y un chorretón de aceto di módena, añadiendo algunas aceitunas negras troceadas majadas en un poco de aceite. Mezclar bien.

Servir un buen trozo de merluza en un plato grande y a un lado lechuga y por encima salsa de la que hemos preparado antes. Añadir unas cuentas aceitunas negras enteras de adorno y manchar el resto del plato con otro poco de salsa.

On egin.Modesto 6 de noviembre de 2006

05 noviembre 2006

Perderse en el monte


A veces mi alma sueña con perderse en el monte, pero no puedo huir, estoy atado a mi lugar aquí y ahora. Dejar ensoñar al alma en sus montes y paisajes recordados, como esta ermita en Pirineos, como los momentos atados a esa imagen: las estrellas en plena noche de verano, ver amanecer con mis dos hijas, un beso viendo atardecer, un cuento escenificado en los alrededores...
Son muchos los recuerdos que suavizan el presente con la dorada pátina del pasado, quizás idealizado, y nos animan a seguir caminando hacia el incierto futuro.
Espero seguir escribiendo otro día, con algo más de optimismo en el alma.
Modesto, 5 de noviembre de 2006.

03 noviembre 2006

paella valenciana de Raúl Amestoy Lara

Hoy traigo una receta de mi sobrino Raúl, que, en sus viajes por tierras valencianas, aprendió con unos amigos y que la borda en la cocina. Gracias sobrino por seguir la senda de los buenos cocineros y comensales.

Paella Valenciana

Para 4 personas, freir unos cuantos trozos de conejo y pollo en la paellera. Cuando están bien hechos añadir unas cuantas vainas partidas con la mano y que se frían. Una vez que estén bien fritos (que no quemados) añadir una cucharada sopera de pimentón y medio vaso de tomate frito/natural cocinado. Antes de que se queme el pimentón echar agua hasta arriba y sazonar. Dejar que se cocine el caldo, sin prisa, reducir hasta que baje donde las asas, donde los tornillos de las asas. Entonces echar 4 vasos de arroz en forma de cruz. Mover para que se reparta y dejar que se haga, jugando con el fuego para que no se quede caldoso. Dejar un rato fuera del fuego para que se acabe de hacer. Así de fácil y así de rico.

Modesto, 3 de noviembre de 2006

02 noviembre 2006

Calabacines rellenos de langostinos (alta cocina).


Dedicado a mis sobrinos-as más pequeños-as, mis mejores comensales


Calabacines rellenos de langostinos (alta cocina)

Ingredientes:
- Calabacines
- Langostinos
- Nata
- Queso fácil de fundir
- Tomate
- Pimientos verdes
- Pimientos rojos
- Cebolla
- Whisky
- Aceite, sal, ajo

Por un lado, separar unos trozos de calabacín y vaciar el interior, con la carne que hemos sacado y algo más de carne de calabacín, pochar junto con los pimientos verdes y rojos y la cebolla en trozos muy pequeños. Añadir el tomate y la nata, hasta lograr la densidad deseada (que no se quede muy líquido.

Por otro lado, los langostinos pelados y partidos por la mitad, si son grandes, freir con ajos laminados y cuando estén bien dorados, flanbear al whisky. Añadir luego a la mezcla que hemos preparado.

Los trozos que hemos vaciado, (bien en trozo, dejando la base y guardando la tapa, o bien en plan barco, dejando la tapa también) los rellenamos con la mezcla y colocamos encima una fina loncha de queso que se funda bien.

Hornear unos minutos hasta que se dore el queso y servir con mucho cariño.

On egin
Modesto, 2 de noviembre de 2006

recuerdos

En estas tardes de otoño, cuando no hay mucho que hacer y entretenemos el tiempo repasando fotos y papeles de otros años, he encontrado las fotos y los recuerdos de un verano de hace unos años, todos y todas más jóvenes y esta reflexión hecha aquel mismo otoño. Que las tardes de otoño os ayuden a encontrar los buenso recuerdos en vuestra memoria.



RECUERDOS

Agazapados
escondidos entre los muros
de las prisas, de los trabajos
los recuerdos del pasado
balsámicos, medicinales
saltan de vez en cuando
cuando sentimos cansancio
cuando la tristeza invade
las sombras de nuestros ojos.

Rememorar el pasado, buscar momentos felices que nos hagan reverdecer y seguir esperando el futuro de la primavera que llegará, después del frío invernal.
En el otoño, las hojas que fueron verdes y estaban bien colocadas, van cayendo y con ellas, como si fuese normal, perdemos las hojas verdes de los momentos pasados.
No perdáis estos recuerdos. No dejéis de reverdecer los colores más claros y limpios de los recuerdos pasados. Y cuando esas sombras y esas dudas negras parezca que triunfan sobre lo pasado, activar la memoria de las sonrisas, las miradas llenas de gozo al ver el mar, los montes, la casa azul en los verdes enmarcada y contra las nubes limpias del cielo recortada; pensad en aquellos duendes corriendo y lanzando gritos y agua por doquier. Pensad en aquellas gentes que compartían vuestras charlas junto al fuego y al café. Pensad en cómo las almas se llenan con la mirada de los que nos quieren bien.
Por último, dad las gracias. A los que nos sueñan con sus palabras, con sus miradas y con sus gestos. A los que nos acompañan mientras las hojas caen tejiendo un tapiz de tonos rojizos, marrones y verdes , y desnudando a los árboles, hasta que vuelvan a sentir un vestido nuevo y más verde.
Recordad, no con nostalgia, sino con la plenitud de quienes sueñan esperando el futuro y disfrutando mientras tanto del otoño y sus sombras, del presente y sus problemas.
Nos encontraremos de nuevo, junto al fuego en el invierno y estaremos ahí, como siempre, cuando salgan los primeros brotes y apunten los primeros verdes.
Hasta siempre.
Trasladado desde el otoño de 2000 al 2 de noviembre de 2006

01 noviembre 2006

crisol de sentires

Como cada día ha habido momentos en que hemos visto las cosas con más luz y otros con más sombras. Como cada día he recibido algún correo de amigos que me ayudan con sus ánimos y con sus abrazos. Como cada día he mirado hacia adentro y he visto luz y sombras, pero con el cariño de los que me acompañan, alumbro algo más las sombras y disfruto aún más las luces. quede aquí este poema de agradecimiento a los amigos-as:
Crisol de sentires


Entre tus manos dejo hoy mis pesares
mis alegrías, mis miedos y mis adentros.
En tus ojos posan mis sentimientos
esperando resurgir nuevos y volar
volver renovados, alados por tu magia
crisálidas nuevas en primavera repetida.

Tu fuerza, tu vitalidad inquieta
llena de tornasoles junto al río
que nos ve vivir, que nos arrastra
zarandea nuestros momentos y nos lleva
hacia otros prados, otros caminos.
Tu fuerza nos devuelve enriquecidos
el cariño y la vida que te compartimos.

Gracias por ser crisol de sentires
donde se funde el amargo vivir negro
con la esperanza renacida
donde surge para volar alto y libre
la nueva crisálida de colores
fundidos en el fondo de tu alma.

Miro tus ojos y lloro agradecido
amistad alada y renovadora
llena los míos de brillantes gotas
regando de flores el prado nuevo.

Gracias por tu amistad.

31 octubre 2006

la vieja escalera de mi vida y de la vuestra

Una vieja escalera, los miles de pasos de los cientos de personas que han subido y bajado por ella durante los últimos cien años. Una vieja escalera, los besos a escondidas, los abrazos más tiernos y los gritos más ásperos, las sonrisas más brillantes y las miradas oscuras de desprecio. Vértigo de tantos miles de días con historias repetidas y siempre nuevas.

Un escalera vivida, una escalera mágica donde los recuerdos suben y bajan, igual que en mi memoria. ¿Tendrá escaleras mi cabeza? ¿Subirán las ideas mirándose con cariño, o con dolor, o con miedo? ¿Bajarán las sensaciones saludándose entre si, como viejas conocidas? ¿vivirán las emociones conversaciones sobre el tiempo, sobre la familia y qué tal?

Una imagen muy nítida. La escalera como metáfora del transcurrir del tiempo, ella se mantiene mientras nosotros-as envejecemos y cambiamos poco a poco. Ella mantiene su mármol intacto, casi inmune al paso del tiempo y nosotros-as crecemos, empequeñecemos, envejecemos subiendo y bajando esas escaleras de la vida.

Un deseo: que, cuando nos cueste subir, fatigados por el peso de los años, o por el peso de la vida, sigamos comunicándonos, sigamos hablando con los que suben y bajan, sigamos sintiendo el paso del tiempo en nuestras almas y en nuestras manos, mientras nos agarramos al pasamanos y seguimos adelante.

En los momentos difíciles, cuando más nos cuesta subir las escaleras y sentir las fuerzas para seguir, busquemos una sonrisa de otro-a que baja, de otro-a que sube y saluda; que saludemos con cariño a los que comparten esa escalera con nosotros.

Hoy me cuesta escribir, busco vuestra sonrisa, busco vuestro saludo, la sonrisa y el saludo de los que compartís conmigo esta escalera de la vida, de mi vida y de la vuestra.

Modesto, 31 octubre 2006

la amistad, como la poesía

Esto de los blogs es algo que me ha hecho pensar en el proceso de creación y distribución de la poesía. Yo creo los poemas, siempre con la idea de que no serán completos del todo hasta que lleguen al lector y éste sienta algo, piense, llore, sonría o exprese cualquiera de las emociones que puede hacerle sentir. Un poema se acaba cuando el receptor del mismo devuelve una sonrisa o manda unas palabras al creador del mismo.
El blog está funcionando parecido. Yo escribo unas recetas, unos poemas, unas reflexiones y los amigos-as que las leen me devuelven unas palabras, una sonrisa... En esto la amistad y la poesía coinciden, no se completan hasta que la respuesta suscitada en el receptor vuelve al emisor.
Algo así intenté expresar en este poema:
En unos versos plasmar lo que siento quisiera
cincelar la palabra y que llegue a tu lado
reposando la idea, compartiendo calmado
mi sentir, mi vivir, lo que hoy soy, lo que era

añadiendo mis anhelos, saltar la ladera
que une a las personas, al oyente callado
y al poeta que intenta entregar acabado
la razón y el sentir cincelados en madera.

Si además, aunque poco, surgiera belleza
sólo faltará que vuelva el mensaje emitido
tañendo dulce en tu alma una canción, lector

recibir su sonido en la mía, la certeza
ser escuchado, aceptado, saberme vivido
cerrar el poema, verme contigo, creador.
Espero que sigamos manteniendo esta comunicación
Modesto 31 octubre 2006

unos cuantos pinchos para variar




Brocheta de pulpo y langostinos:

Una vez cocido el pulpo (o comprado) y los langostinos (pueden ponerse al ajillo o cocido) se colocan en las brochetas, un trozo de pulpo y un langostino alternativamente. Conviene poner el pulpo y los langostinos al través para que queden bien planos. Se colocan tres trozos de cada.

Después de preparadas las brochetas se pasan por la plancha y, una vez bien doraditas, se aliñan como siempre se aliña el pulpo, pero poco, para que no se coma el sabor de los langostinos (pimentón y un chorrito de aceite virgen cruda).
Servir en una fuente varias brochetas, con unas manchas de aliño.


Pincho de bacalao marinado:

Marinar un buen trozo de bacalao fresco: mantener sumergido el pescado unas horas en una mezcla de vinagre, agua (a partes iguales), un chorretón de vino blanco y sal.
Preparar unas patatas cocidas y unos pimientos del piquillo. También unas rebanadas muy finas de pan, tostado o no, al gusto.

Colocar el pan, la patata, una lámina de bacalao y encima el piquillo (con la mitad vale).
Para aliñar se puede preparar en un vaso grande o similar, aceite, vinagre, cebolleta muy picada y pimiento verde muy picadito. Sazonar y echar con una cucharita un poco por encima.


Pincho de calabacín con anchoas:

Pasar por la plancha el calabacín, cortado en láminas finas y alargadas. Cortar unos cuadrados de calabacín y reservar.
Pasar las anchoas frescas en la plancha o en una sartén con una gota de aceite.

Sobre una lámina de pan tostado o no (al gusto de cada cual) colocar el calabacín y una anchoa. Verter encima unas gotas de aceite crudo.
Otro día se pueden mezclar anchoas frescas y en salazón.
On egin, Modesto 31 octubre 2006

30 octubre 2006

un abrazo desde mi ventana

Reproduzco el texto de una presentación que he hecho hoy y que he enviado a casi todos mis amigos. Un abrazo desde mi ventana.


Hay ventanas que dan a la calle, otras que reflejan el pasado y el tiempo; hay otras que dan al alma del poeta y nos reflejan los sentimientos. Otras pueden dar al futuro y nos alimentan la esperanza y los miedos. Hay ventanas que dan a la cocina y al hogar donde hemos crecido. Hay ventanas que lloran flores como lágrimas de colores y otras que ríen música de luces tornasoladas. Hay ventanas que dan al arte y otras que nos llaman con focos de pasiones. Hay una ventana que sólo da al interior de cada uno, suele estar cerrada, salvo para los grandes amigos.
Un abrazo desde mi ventana.

asadurilla de cordero


Vuelco aquí otra receta de mi madre, ahora que está enferma en el hospital, recordando las veces y veces que nos ha preparado estos y otros muchos platos. On egin


ASADURILLA DE CORDERO


Ingredientes:
1 asadura de cordero de leche o cabrito
1 cebolla
3 dientes de ajo
1/2 cucharada de harina
1 cucharada de café de pimentón
Agua y/o vino blanco
Aceite y Sal
Se sofríen en una sartén con el aceite la cebolla y el ajo, y cuando estén bien pochados, se añade la asadurilla bien lavada y en trozos pequeños. Cuando está hecha, se añade pimentón, agua (o mezcla con vino blanco) y pimiento rojo seco. Si la salsa no está espesa, se puede añadir algo de harina y dejar cocer un rato, hasta que la salsa esté al gusto de espesor.

ventanas llenas de luz tenue


Hay días en que las ventanas nos inundan con luces tenues el alma. En que los rayos optimistas nos reflejan la belleza del exterior y nuestro interior se mece suavemente, se despereza de su tristeza anterior y mira con más claridad hacia adelante. Es la sonrisa de una mujer, la llamada de un amigo, un abrazo lo que desencadena en mí este rayo de optimismo y esa mirada hacia la belleza de la ventana.

Quiero rescatar otro poema y dedicárselo a mi mujer, agradeciéndole muchas bellas mañanas.

Momentos de placer atemporales


Me miras a los ojos y presiento
piel y sangre ardiendo en tu mirada
imán queme atrae hacia tu nada
me falta, por faltarme, hasta el aliento.
Quiero plasmar el mundo en un momento
lanzarte mis desmanes en manada
susurrar la canción nunca cantada
ser de tu sed de amor el alimento

Envuelta frente a mí en suaves tules
gózame y aplaca el dulce tormento
que hiere mi piel con mil cristales

Guía mis sentidos hasta los azules
cielos donde acaba el sufrimiento
placer y amor de sueños inmortales.
Modesto, 30 octubre 2006

25 octubre 2006

la puerta de la esperanza


No sé si sabréis que esta puerta es mágica.


Es una puerta muy especial que tiene un primo mío en su casa.


Es una puerta que lleva a donde tú quieres que te lleve, es una puerta abierta a los adentros de cada persona, a las afueras de cada alma.


Hay días que parece no llevarnos a ningún sitio, y hay otros que parece prometernos todo lo mejor que puede esperarse del futuro. Hay días que la abrimos y se nos aparece nuestro pasado, como en una película vieja, en blanco y negro, y hay otros en que la luz inunda de colores las esperanzas de nuestro futuro.


Es una puerta muy especial, como mi primo, una persona muy especial de la que, siempre, puedes esperar cariño y abrazo, como de la puerta al abrirla.


Hoy, día en que la esperanza ha bailado por momentos en mi alma, en que el blanco y el negro han convivido con los mil colores de la alegría, me he acrodado de Honori, mi primo y le dedico este recuerdo, además de colocar en el blog la poesía que, emocionado, escribí para su padre Honori también, cuando murió.


Un abrazo, primo.


HONORI

Hoy vuelves a ser parte de la tierra
que hiciste fructificar con tu mano
de hombre robusto, de vital riojano
entre viñas a la sombra de la sierra.

Tu alegría vivirá con nosotros,
sonreiremos al prender el fuego
del almuerzo en la vendimia y luego
repartiremos tu alegría a otros.

Amigo fiel de charla inteligente
a los montes del norte, y a su viento
gritaremos tu nombre, y al momento
todos sabrán que fuiste buena gente.

Descansa en la memoria de los vivos,
nos veremos en otro frontón, al otro lado
donde conviven futuro y pasado,
viñas de otoño, frutales y olivos.


Un abrazo también para todos-as que llenáis de sentido este blog, con vuestras respuestas y comentarios.


Modesto, 25 octubre 2006

24 octubre 2006

poema a un viejo tejo


Cuando escribo algunos poemas, las metáforas son recurrentes, como esta del árbol como persona y en este caso, árboles que guardan los recuerdos, poetas, cantores... representados en tejos ( yo mismo soy uno). En el caso de este poema no hablo a ninguna persona en particular, pero está presente el recuerdo de las personas que se nos fueron y que desde la otra orilla (si es que existe) nos recordarán como les recordamos nosotros a ellos.
La foto es de un tejo que planté con mis amigos-as, haciendo realidad un cuento: ¨Árboles con alma"


Ahora tú, viejo tejo engalanado
de verde oscuro, escucha mis canciones
tú que ya tienes más de mil estaciones
y estás más cerca de aquel que de este lado.

Tú guardas en la memoria, en sagrado
los recuerdos, las vivencias y los sones
de antiguos, vividos, sabios corazones
recuerdos que en tu tronco se han marcado.

Antes que escuchemos la triste campana
desde la torre anunciando tu partida
fatal llamada que a todos nos desgrana,

siente la vida en tu memoria fundida
guárdala siempre en tu nueva alma lejana
cántale al bosque tu postrer despedida

Modesto, 24 octubre 2006

23 octubre 2006

una foto en La Boquería


Para romper un poco la monotonía, aquí va una foto de las varias maravillosas que se pueden hacer en el mercat de la Boquería de Barcelona.

poema a una amiga, a Izas.

En esta época, en que estoy recibiendo tantas muestras de cariño y atenciones para preguntar qué tal y desear las mejores suertes, quiero recuperar un poema que escribí hace un tiempo a una amiga. Que lo disfrutéis como las r ecetas de cocina, degustándolo poco a poco en el paladar del alma.


Gracias
por devolverme agrandado
mi cariño y mi sentir
por entregarme cuidados
mis emociones, mis miedos
por ser espejo leal
de la amistad entre gente,
por compartir lo que siento.

Quiero mandarte mis pensamientos.
Que tu superficie acoja
mi vida sentida,
segmentada en mil imágenes,
mejorada en tu reflejo
de espejo elegante y fiel.
Que la imagen que me llegue
dulcifique lo vivido,
acune mi actual sentir
y llene de luz muy nueva
el futuro que me espera
detrás del bello cristal.

Gracias
por ser mi amiga.
que tus ojos, en la distancia,
me dediquen una sonrisa.

Modesto, octubre 2006

tallarines con litiruelas y salsa roquefort

tallarines con litiruelas

Trocear las litiruelas en dados grandes, pasar por pan rallado, después de salar, y freir en abundante aceite caliente. En una sartén aparte, chorretón de aceite y dos porciones de queso roquefort hasta que se deshaga; después añadiremos nata líquida al gusto para lograr una salsa de queso rica.
Cocer los tallarines al gusto de cada cual.
Para servir, sobre un buen nido de tallarines, colocaremos unos trozos de litiruelas fritas y rociaremos con una poco de la salsa.
Junto a los platos, colocar la salsera para que cada uno se añada lo que quiera y las demás litiruelas, para añadir cada cual según sus preferencias.
On egin!
Modesto, 23 octubre 2006.

22 octubre 2006

Revueltos muy jugosos. On egin!

Aunque lo ideal es que cada uno se atreva con mezclas nuevas, aquí van dos ejemplos que me suelen preguntar a menudo:
Revueltos muy jugosos

1- Bacalao, gambas y piquillos:
Pasar el bacalao fresco en una sartén y luego desespinar. Pasar las gambas y dejar a medio hacer. Pasar los piquillos y trocear en trozos pequeños.
Rehogar todo y añadir abundante huevo, para que salga bien jugoso.

2- Morcilla y piquillos:
Destripar la morcilla de aroz y trocear en pequeño. Añadir piquillos muy troceaditos. A la mezcla añadir algo de huevo, no demasiado, para que quede entre la mezcla. Servir sobre pan tostado o para tenedor. (otra alternativa es añadir champis bien hechos).

On egin!

tapiz de ternura

tapiz de ternura
Una princesa había nacido en el reino. Los juglares y las hadas llegaron para cantarle y hacerle sus regalos más preciados: las canciones más hermosas y los dones más ansiados.

En las fiestas por su nacimiento fueron sucediéndose las canciones, fueron entonándose los versos más bellos que se habían escuchado en el reino. Se celebraron fiestas y banquetes y un día, al final de una larga sobremesa, llegó el momento de que las hadas le hicieran sus regalos. Regalos para ayudar a vivir a la princesa a lo largo de su vida.

Las hadas eran tres. La primera le regaló la inteligencia para aprender las cosas importantes de la vida. La segunda, empatía para entender a las personas que le rodeasen mientras iría creciendo y la tercera, la tercera le regaló un tapiz de ternura, un hermoso tapiz hecho por la manos mágicas de los elfos que viven en el bosque del cariño, entre los árboles más viejos y más sabios.

Mientras le entregaba el tapiz, le recitó los versos que había escrito un poeta de los elfos, hacía ya mucho tiempo, cuando tejieron otro tapiz, para otra princesa:

“tejer con mis manos
un hermoso tapiz
arroparte con él, mimar
tu dormir y tu respirar,
posar mi caricia en ti
pausar el tiempo,
sosegar el alma y llorar
lágrimas que arropen tu sentir,
ternura que acune tu vivir”.

21 octubre 2006

pajarillo herido

Pajarillo herido


Hoy he ido al parque a pasear, contemplando las luces que los árboles de otoño deja pasar entre sus hojas y sus ramas, los tonos que el otoño va dibujando en la vegetación. He disfrutado con la vista, el oído, el silencio roto por los cantares de algún pájaro entre las ramas de colores cálidos.

Junto a un árbol, he encontrado un pájaro herido, con el ala estropeada por algún caprichoso golpe de viento. A su alrededor, los demás pájaros saltaban, subían y bajaban, mientras él trataba de arreglar su ala estropeada, con su pico, con el calor entre las hojas de otoño y bajo el árbol protector.

He seguido paseando y, al volver, he vuelto a ver al pájaro, intentando sus primeros vuelos y tratando de subir una y otra vez al cielo. Cada vez lo conseguía un poco mejor y su ala parecía fortalecerse algo más. Al final ha volado, ha recorrido la distancia entre el suelo y el árbol más cercano, una rama baja. Después ha saltado de esa rama a otra más alta de otro árbol y a otro árbol. Al final lo he perdido de vista.

Que tengas suerte pajarillo y no tengas más malos golpes de viento que te estropeen las alas. Vuela alto.
Modesto. 21 de octubre de 2006 (para Miren)

una cita culinaria enviada por Javi y la receta de la semana: langostinos al horno.

"Hay pueblos que tienen apetito y no tienen qué comer,
hay pueblos que tiene comida en abundancia y no tienen apetito,
los vascos tenemos ambos, loado sea Dios"
LANGOSTINOS AL HORNO

Pónganse los langostos con las patas para arriba, uno en cada dirección (cabeza con cola).
Después de salar, añádanse los tres líquidos: buena chorrotada de wiskie, zumo de limón y aceite con ajitos sofrito previamente.
Luego los tres sólidos: perejil, pimienta blanca molida (espolvorear con las yemas de los dedos para evitar que se concentre demasiado) y colocar unas bolas de mantequilla cada seis centrímetos.
Poner el horno a media temperatura después de haberlo calentado bien y esperar a que se les ponga tiesa (la cola) como producto del calor y que cojan un tono dorado.
Enseñar la maravilla de presentación y después revolver bien para que coja sabor.
Servir y comer.
On egin. Agur bero bat eta eguna ondo pasa.

cometas perro niño (una buena combinación)



Este es lur, nuestro perro y hoy ha ido al parque a jugar con Beñat y conmigo.
Es un buen perro y es un buen hijo.
Modesto 21 octubre 2006

a volar, cometas o sueños.

vuelos
Volar ha sido siempre un sueño, una metáfora para acceder a mundos desconocidos para nosotros. Dicen que cambió la prespectiva de nuestra visión del mundoq ue nos rodea, desde que pudimos ver el mundo desde arriba. Los campos de trigales y viñas son muy diferentes vistas desde el aire.
La libertad, ansiada siempre por los poetas y los escritores, se ha expresado con mil metáforas y mil modos, pero con el denominador común es el ansia de desatarnos de la ley que nos mantine anclados al suelo y de la que quisiéramos liberarnos, como de otras mil ataduras físicas que no nos dejan hacer lo que queremos.
Escena de la obra de teatro "historia de mi vivir (teatro para sentir):
Los actores: Modes y una joven.
En el rectángulo, sentados uno frente a la otra, se encuentran y se dan las manos.

Modes: ¡Qué bien se está aquí! ¡Qué plenitud verme contigo charlando desde los ojos!

Joven: Quiero volar, quiero cruzar cielos nuevos, donde los paisajes cambian, donde los ríos rápidos bajen desde los montes y yo los siga, donde bajo la sombra de otros árboles y de otros bosques, aprenda nuevas canciones y viva nuevos papeles con otros actores.

Modes: Vuela libre, hija, vuela alto. Disfruta de los paisajes, de los ríos, de los valles, de las sombras y de lo que encuentres.

Modes se abraza con ternura la joven.

Modes: Pero no olvides nunca que este rectángulo existe, que puedes volver, que puedes volver cuando quieras y, cuando vuelvas, me encontrarás esperando, en mi intimidad, para compartir contigo conversación y mesa, canciones nuevas y viejas, algún consejo de viejo y la ilusión de saberte creciendo libre y volando alto.

Joven: Puedo pegarme algún golpe, por volar tan alto.

Modes: Es igual. Siempre tendrás este espacio y estaremos tu madre y yo para esperarte.

Joven: Gracias aita.

Despedir nuevos vuelos y desear que los hojos-as vuelen alto. Es un deseo para todos los padres y madres.

Un abrazo. Modesto 21 octubre 2006


19 octubre 2006

Poema de amor sensual

Recuperado también de la misma obra de teatro antes citada, vaya este poema para que cada quien se lo dedique a quien quiera, con pasión, con mimo, con dedicación.
Mis manos quieren vestirte
de ternura trasparente
de nuevos tules azules
deseos sin final, salidos
de mis entrañas más dulces.

Mis labios quieren saberte,
recorrer tu geografía,
no dejar valle ni monte.
Mis ojos aspiran ser
compañeros de tus viajes
colarse en tus equipajes
y, polizón de tu alma, yo
amar contigo eternamente.
Este cuento forma parte de una obra de teatro para ser leída:
"Historia de mi vivir (teatro para sentir)" Modesto Amestoy
escrita entre enero y mayo de 2004.
Modesto 19 octubre 2006

un cuento para los sobrinos más pequeños


un cuento para los sobrinos más pequeños y para los amigos-as más grandes.

Para acabar este día de otoño, qué mejor cosa que un cuento para todos-as, aunque la imagen de los cuentos siempre será unos niños-as alrededor del que lo cuenta.

“El arroyo y el tiempo”.

En un país, sin que importe demasiado cuál, vivía un niño, o niña, tampoco tiene la más mínima importancia, en una casa de montaña y cerca de la misma existía un arroyo al cual acudía de vez en cuando a jugar, a lanzar piedras, a saltar o a bañarse con sus amigos.

Eran tiempos sin prisa donde cada momento era independiente de los anteriores y de los siguientes. El niño y el arroyo transcurrían sin prisa por el paisaje.

Creció el niño y se fue haciendo mayor. Empezó a experimentar inquietud por ver dónde empezaba y acababa el arroyo y solía correr por las orillas del mismo hasta el nacedero donde empezaba y hasta el río grande donde acababa.

Cuando quería llegar al final del río y encontrarse con otras personas jóvenes como él, el arroyo le parecía demasiado lento y quería que fuese más rápido, que no se demorase entre las piedras y en los recodos.

Saltaba de piedra en piedra, de orilla a orilla cuando podía y acortaba el camino hasta su destino.

Siguió creciendo y llegó a una cierta madurez. Sus cabellos empezaron a escasear y las preocupaciones, los trabajos (tenía que llevar cosas de las huertas hasta el final del arroyo), las gentes que con él vivían, le mantenían ocupado y preocupado.

Trataba de disfrutar del arroyo mientras caminaba, pero el río seguía su curso imperturbable. Le hubiera gustado sentarse en cualquier recodo, sobre cualquier piedra, pero las obligaciones le impedían el parar, debía continuar hasta el final y acabar sus obligaciones.

Cuando regresaba hasta su casa, hubiese deseado que el arroyo bajase más despacio, poder disfrutar de pequeños altos en sus quehaceres, pero no era fácil, siempre había algo que hacer y el arroyo no se paraba.

Una tarde, al volver hacia casa, se encontró con un amigo de la infancia, cuando todo parecía una sucesión de momentos independientes y se sentaron un rato junto al arroyo. Charlaron, se preguntaron y contestaron, y parecía que el arroyo no se moviera. Estaba anocheciendo y sintió lo bien que estaba por dentro, aunque el arroyo no se había detenido, él había sentido que casi lo había conseguido. En su interior el arroyo se había remansado, habían desaparecido sus prisas y sus saltos.

Se prometió a sí mismo parar de vez en cuando en ese u otro recodo y dedicarse a escuchar el bosque, los cantos, el silencio, su respirar y sus pensamientos, salirse del rápido discurrir de todos los días.

Pero no era fácil, no encontraba tantos momentos. Fue aprendiendo y encontrando con más facilidad cada vez esos instantes.

Nuestro personaje siguió creciendo, sus cabellos eran cada vez menos y su cuerpo iba encorvándose; sus andares, cada vez más lentos, le llevaban al arroyo, sin obligaciones, y volvía a sentir su transcurrir de nuevo como momentos independientes. El agua estaba hoy aquí, mañana allí, no importaba, lo importante era que siguiera su curso.

Solía llevar a su nieto pequeño en alguno de sus paseos y sonreía bajo la sombra de algún roble, mientras el pequeño lanzaba piedras, saltaba al agua, al transcurrir sin tiempo del agua. También veían pasar de vez en cuando a algún vecino más joven, casi sin tiempo para saludar, buscando el final o el nacer del arroyo y esperaban al atardecer la vuelta de su hijo, de sus idas y venidas.

Un día, se sentaron juntos a observar los últimos juegos del niño, antes de volver a casa y mirando a los ojos del hijo, que observaba y le decía al nieto que era tarde, que tenían que volver a casa, le pidió que estuviera tranquilo, que la prisa no les iba a hacer ganar tiempo. De repente, le pareció que el arroyo se detenía, que dejaba de correr. Encontró una lágrima en los ojos de su hijo y de su nieto. No veía ya el arroyo.

Ese día volvieron solos a casa nieto e hijo. El abuelo se había fundido en el arroyo que, como siempre, continuaba con su eterno transcurrir, entre los montes, hacia otro río.

Este cuento forma parte de una obra de teatro para ser leída:
"Historia de mi vivir (teatro para sentir)" Modesto Amestoy
escrita entre enero y mayo de 2004.
Modesto 19 octubre 2006

frases para reflexionar, también en otoño

A imitación de mi amigo Juanan, gran coleccionista de palíndromos y frases célebres, publico aquí algunas que he recogido últimamente:

Hay un único lugar donde ayer y hoy se encuentran y se reconocen y se abrazan. Ese lugar es mañana.

Eduardo Galeano

En ciertos oasis el desierto es sólo un espejismo.

Mario Benedetti

Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.

Eduardo Galeano

Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

Anton Chejov

La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.

Eduardo Galeano
No sé si os gustarán más o menos, pero hay que reconocer que los tíos piensan y aportan sabiduría a nuestros otoños. Hoy seguimos de otoño.
Modesto 19 octubre 2006

en otoño, patitas de cordero (receta de la Marina)

Ahora en otoño, es un buen momento para preparar unas patitas de cordero (o de cerdo, que tampoco están mal). Esta receta me la pasó mi madre y en su honor la publico aquí:

Patitas de cordero

Limpiar bien si no las has comprado limpias.
Cocer con abundante cebolla en la olla 20 minutos.
En una sartén, rehogar con aceite, cebolla, pimiento verde, pimiento rojo, puerro picadito y ajo (todo bien picado). Añadir jamón con algo de tocino y chorizo en tacos. Seguir rehogando. Añadir algo de harina o espesante y después las patas cocidas.
Añadir agua, vino blanco y pimentón (mezcla de dulce y picante) y un par de cayenas.
Dejar que siga cociendo y se mezclen los sabores.
También se le pueden añadir unos callos, que son muy buenos para el estómago.
On egin.
Modestok urriaren 19an.

hoy es un típico día de otoño

Hoy, al mirar por las ventanas y ver la serenidad del cielo encapotado en gris continuo, la lluvia suave que golpea con sus nudillos los cristales, parece más suave el otoño, más tierno y acogedor mientras estamos al calor de la casa, del hogar y del fuego, aunque sea imaginario.
En mi interior la calma momentánea, la sosegada espera mientras transcurren las horas, me ha hecho recordar unos poemas que escribí a las distintas estaciones, representándolas en diferentes árboles. El del otoño era el haya.

Otoño

Haya

De tus ramas van cayendo sedosas
tristes hojas rojas ya sin consuelo
cubriendo la tierra, mirando al cielo
son de su propia sepultura las losas.

Dan su vida y vierten poderosas
su último canto y su vital anhelo
pudrirse en las entrañas de ese suelo
resurgir en savia nueva, gloriosas

Haya en tonos rojos engalanada
apura del otoño los calores
derrama en la tierra tu fértil llanto

de hojas convertidas en sutil manto
espera que nuevos verdes colores
recubran tu estructura esperanzada.
Hay tristeza en las imágenes del otoño, pero hay paz, quietud de un futuro que se aletarga, se agazapa ante nuestros ojos y nos obliga a reposar a la espera de nuevos renaceres y nuevas estaciones.
El empleo de las estaciones como metáfora de las distintas edades del hombre y de distintos estados de ánimo humanos ha sido recurrente en los poetas y en las personas. Quizás, para nosotros, cuarentones, esté acabando el verano y empecemos a notar los primeros síntomas de un otoño que, espero, nos traiga paz y quietud a la sombra de este haya engalanada cuando paseemos y al calor del fuego del hogar, cuando descansemos.
un buen otoño a todos-as.
19 octubre 2006 Modesto

18 octubre 2006

hoy un poco de gastronomía: MARMITAKO

Tal y como me enseñaron mis amigos de Lekeitio, aquí queda constancia de una buena manera de hacer el marmitako. Que aproveche a quien se atreva a prepararlo.

Marmitako de bonito.

Ingredientes para cuatro personas:
Cebolla blanca
Cebolla roja
Pimiento verde
Pimiento choricero
Patata
Bonito
Aceite, sal y agua.

Rehogar en una cazuela grande pimiento verde abundante y cebolla blanca y roja. Cuando esté muy pochada, añadir la patata troceada (rota), pimiento choricero (su carne) y seguir rehogando. Añadir agua cubriendo la patata y dejar cocer hasta que esté blanda. Comprobar la sal. Cuando le falten cinco minutos a la patata, añadir el bonito en trozos.

On egin guztioi!
Modes urriaren 18an

homenaje a mis hijas

hoy quiero recordar un poema que les escribí hace tiempo y que la vida nos va contrastando un poco más cada vez que crecemos:

A MIS HIJAS
¿CÓMO CANTAROS, BROTES DE MIS ENTRAÑAS?

Alargais vuestra figura,
discutis nuestra ternura
y sentís cómo las hojas
de mi tronco envejecido
van dando nuevo tejido
entre vuestras ramas rojas.

Voraces, devorais golosas
saberes y aprendizajes
construyendo nuevos trajes
ansiosas, saltais las losas
del futuro que era nuestro.
Saboreadlo, hoy es vuestro.

Y cuando deis nueva vida
repitiendo la experiencia
sin contradecir la ciencia
llorareis con voz sentida
desde el presente inseguro
que es de otros el futuro
¿Cómo enseñaros, brotes de mis brotes?
Valga de reconocimiento a dos mujeres impresionantes que se están haciendo y acabarán siendo grandes personas. Un beso.
Modes 18 octubre 2006

Hay días en que el sol nos sonríe más tibio.

hay días en que el sol nos sonríe más tibio

Hay días para todo y hoy ha amanecido con el alma más tibia, más reconfortada con la mirada de los que me rodean y las frases de los que me quieren.
Es una gozada saberse querido, atendido desde las almas de los que me rodean.
Sus frases, sus miradas cálidas y sus gestos reposados rellenan de ánimo las fuerzas que necsito para seguir.
Por eso quiero rescatar un poema más cálido, más tierno.
Que lo disfrutéis:


VIVIR CONTIGO

Traspasar tu horizonte luminoso
atreverme a cantar con voz potente
colores de color vertiginoso
reposando en tu vientre cuerpo y mente.

Ralentizar mi transcurrir ansioso
enjugar las lágrimas del camino
sentir las plenitudes, deseoso
de conquistar la paz del peregrino.

Beber paz en el cuenco de tus manos
trocar en aire tibio el frío viento
fundir en tu paisaje mar en calma.

ver juntos madurar brotes tempranos
verme y vivirme al fin. mujer, te siento
compañera de piel futuro y alma.

Por supuesto está dedicado a la mujer con la que llevo compartiendo los últimos treinta años, más o menos.
Un abrazo a todos.
Modesto 18 octubre 2006

17 octubre 2006

NANA EN TRES ACTOS
Hoy entre el 17 y el 18, me han escrito las dos personas que van a ser padres-madres dentro de poco y me han comentado lo que les gusta este blog. Son grandes amigos. Para ellos y ellas (sus parejas) para javi y Susana, vayan mis versos escritos a una niña que nació hace unos meses y para sus padres-madres.
NANA EN TRES ACTOS, QUE SON LOS QUE TIENEN QUE SER
(nana integrada o integral o integrativa...)


MADRE

Duerme, mi niña.
Descansa en mi vientre dolorido
mientras mis manos acunan
tu cuerpo sin tiempo,
mientras mis lágrimas tejen
canciones que arrullen tu alma.

Duerme, mi niña.
Sueña en tus ojos mi piel,
sudorosa y esforzada,
mientras mis palabras secan
tus lágrimas recién aprendidas,
tus llamadas nuevas y llenas
de necesidad de madre.

Duerme, mi niña.
Come mi leche y llena
de esperanzas y de lunas,
tus noches y días nuevos,
de colores de mi sangre,
tus sonrisas y tus manos,
que me buscan, que me sienten.

Duerme mi niña
junto a tu madre cansada,
descansa y sueña.


PADRE

Duerme, mi niña,
duerme mujer,
descansa tu cuerpo dolorido
en el capazo de sentimientos
de mi corazón emocionado.

Quiero tejer una cuna
con lágrimas y palabras tiernas,
para que duerman muy juntas
la niña y la madre solas.
Quiero pintar un regazo
de ternura y emociones,
donde descansen del parto
la madre y la niña nuevas.

He descubierto tus ojos
de luz recién encendida.
Han caído sobre ti,
tiernas y temblorosas,
mis lágrimas de padre enganchado
al cordón indivisible
que nos une y nos mantiene
enlazados de por vida.

He besado tus labios de madre en la mezcla
de dolor y felicidad,
saladas lágrimas bellas
en tus labios de mujer,
entreabiertos al futuro,
en tus brazos tiernos de madre,
compartidos con los míos.

He sido padre.


NIÑO-A


Quiero que me protejas,
que me digas mil canciones
de sabores y colores.
Que me llores y me rías,
que descubras mis sentidos
al mundo que me recibe.
Quiero que me quieras,
con mi cuerpo y mis manitas,
que me cojas y me arrulles,
con suaves y cálidas notas
de canciones y emociones,
mezclados en tu sonrisa,
todo es nuevo.
Quiero que me protejas.
Dejo aquí mis palabras y mis sentimientos, mis emociones y mi cariño de padre de hijos-as mayores. Que todos-as podamos seguir el camino de nuestros hijos-as con emoción y compañía tierna.
Un abrazo y hasta mañana.
Modes
Reflexión 17 de octubre



Hola lector a quien no veo, hay días que ni quiero, no por no desear la comunicación sino por no ver reflejada en tus ojos mi tristeza. Ya me vale con ver en mi alma la larga y oscura sombre de mi tristeza. Hay momentos en la vida en que se agolpan los motivos para ensombrecer la realidad, los momentos en que convivimos con la parte menos agradable de nuestras vidas.

Pero no me quiero quedar ahí, ensartado entre momentos y recuerdos tristes, como un san sebastián indolente y sin respuesta posible. Quiero ver más allá, necesito ver más allá y, al mirar, con la dificultad de encontrar motivos de alegría en el futuro, en ese desconocido y temible amigo?, entrebusco en los recuerdos y las memorias del pasado, de ese entrañable aunque a veces no tan bonito como quisiéramos amigo!.

Este vaivén de futuro incierto y pasado de todos los colores, ese ir y venir entre el optimismo y la negrura, me lleva a buscar en los poemas que escribí hace tiempo y ofrecer a la visión y reflexión, no sé si de alguien o de nadie, pero que libera un poco mi necesidad de expresión:

A este río, camino de tiempo y de vida
en el estío sin agua, se le ve la herida,
se adivinan en el fondo las ramas y las piedras
secos fangos, grises hiedras.

Río en el presente dolorido
imploro al cielo lluvias tan urgentes
que llenen de verdor estas heridas
de líquido limpio y nuevo tus caudales
que vengan de esos montes a raudales
litros y litros de nueva vida
frescor, verdor y sombra a tus orillas.

Cerca está ya la primavera
que traerá a tu cauce sus milagros
agua que te limpiará los males
de la sequía que hoy te ha envejecido,
que reverdecerá la hierba
agostada por los males y los vientos,
que fortalecerá a tu alrededor los árboles
llenando de sombra fresca la alameda
mientras cantan los hoy ausentes ruiseñores.

Volveré a tus orillas otro instante
a pasear con tus sonidos y tus sombras
a detenerme junto a tu murmullo
cadencioso y tranquilo, casi humano,
reflejo del vivir de mis hermanos,
a sentir tu serena y silenciosa compañía
como siento hoy en el alma tu sequía.


Serás de nuevo arroyo caudaloso
de vida y de tiempo, suave camino
que marca los rumbos al peregrino
y deja su murmullo cadencioso.

Al atardecer, suave y silencioso
dejaré el cayado, refrescaré vino,
vislumbrando en tus aguas el destino
mi discurrir de río, mi reposo.

Al amanecer sentiré el rocío
milagroso de tu otra nueva vida
anunciando el final del seco estío

acunando el bálsamo en la herida
devolviendo al cauce de este río
el agua y la esperanza revivida.

Modesto febrero 2001

Lo releo hoy y aplicado a diferentes personas, me emociona y enmarca con una tierna sonrisa mis lágrimas de compasión, secas a veces y siempre sanadoras.

Un abrazo a quien esto lea.

Modesto octubre 2006

16 octubre 2006

ALGUNAS FOTOS






Poema de amor:


Momentos de placer atemporales

Me miras a los ojos y presiento
piel y sangre ardiendo en tu mirada
imán que me arrastra hacia tu nada
me falta, por faltarme, hasta el aliento

Quiero plasmar el mundo en un momento
lanzarte mis desmanes en manada
susurrar la canción nunca cantada
ser de tu sed de amor el alimento

Envuelta frente a mí en suaves tules
gózame y aplaca el dulce tormento
que traspasa mi piel con mil cristales

Guía mis sentir hasta los azules
cielos donde termina el sufrimiento
placer y amor de sueños inmortales
Poemas de mi sentir.
Poema que intenta explicar mi concepción de la poesía en comuníón contigo lector

Mirar para adentro y sentir
los paisajes de mi alma
cantar contra el viento y saber
tejerlos con letra y pasión,
es mi trabajo lector.

El tuyo es captar, revivir
poemas sentidos en calma,
oír el sonido y leer
la brisa que llega canción,
completar mi ser creador.
algo de poesía para pensar:
Ahora que un par de amigos están esperando un hijo e hija, retomo la poesía que le escribí al mío antes de nacer.
Acogeré entre mis manos
tu cuerpo sin tiempo, tanto
que beberé con delirio
tu alma, tu primer llanto.

Entre mis verdes ventanas
apuntarán unos brillos
gotas alegres, futuro
nueva sombra de mí mismo.

Acunarás tú mi alma
de viejo tejo y mi canto
arrullará tu reposo
pequeño, sutil, rosado.

Como hoja recién abierta
temblarás mientras tú creces
escrutas el nuevo bosque
y sueñas amaneceres.

Te sueño, hijo, te vivo.
receta de lasagna mixta para empezar a hacer boca

1- cocer las placas de lasagna.2- preparar la carne picada con calabacín, zanahoria y pimiento verde troceados y rehogados.3- preparar otra mezcla de gambas, calabacín, zanahoria y p. verde rehogados previamente y añadir bechamel al gusto.4- acabar de pasar unos piquillos por la sartén.
Colocación de la lasagna:capa de placasrelleno de carnecapa de placascapa de piquilloscapa de placasrelleno de gambas (o langostinos)con bechamelcapa de placasun poco de bechamelespolvorear queso rallado
5- hornear hasta que esté dorado.
Bon apetit!Creo que es muy sana y está buenísima.Un saludo.